lunes, 7 de noviembre de 2016

RÉGIMEN JURÍDICO DEL FRANQUICIADOR



1.- REGULACIÓN: Artículo 62 de la Ley 7/1996, de Ordenación del Comercio Minorista, y Real Decreto 201/2010, que regula el ejercicio de la actividad comercial en régimen de franquicia y la comunicación de datos al registro de franquiciadores.

En la relación de franquicia confluyen una gran variedad de prestaciones recíprocas que podrían incardinarse en otros tantos contratos o instituciones típicas (ej. suministro, propiedad intelectual, industrial, etc.), de manera que –de modo diferente en cada caso- serán de aplicación normas o conjuntos de normas que regulan negocios jurídicos y contratos típicos.

Resultan aplicables al franquiciador y al franquiciado todas y cada una de las normas que disciplinan cualquier actividad empresarial, ya sea de orden administrativo, fiscal, laboral, seguridad social, etc.

2.- DEFINICIÓN Y CARACTERES DEL CONTRATO DE FRANQUICIA: El contrato de franquicia es un contrato atípico. La figura no posee una caracterización unívoca, careciendo asimismo de una regulación integral en una norma positiva.

El franquiciador, en virtud de un acuerdo o contrato, otorga al franquiciado el derecho a utilizar, bajo determinadas condiciones de control, y por un tiempo y zona delimitados, una técnica en la actividad industrial o comercial o de prestación de servicios del franquiciado, contra entrega por éste de una contraprestación económica. Esto es, cede el derecho a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios.

Si bien la autonomía de la voluntad de las partes, plasmada en el contrato, configura el concreto contenido de la relación en el marco de unos principios generales, el acuerdo ha de comprender, al menos:

a) El uso de una denominación o rótulo común u otros derechos de propiedad intelectual o industrial y una presentación uniforme de los locales o medios de transporte objeto del contrato.

b) La comunicación por el franquiciador al franquiciado de unos conocimientos técnicos o un saber hacer, que deberá ser propio, sustancial y singular.

c) La prestación continúa por el franquiciador al franquiciado de una asistencia comercial, técnica o ambas durante la vigencia del acuerdo; todo ello sin perjuicio de las facultades de supervisión que puedan establecerse contractualmente.


3.- VENTAJAS PARA LOS FRANQUICIADORES

3.1- Ventajas.

El Franquiciador dispone el derecho e impone a sus Franquiciados la obligación de explotar una empresa de acuerdo con sus conceptos. Lo cual es una ventaja para aquel y una desventaja para el franquiciado, dada la dispersión y escasez jurídica en torno a la franquicia, lo que suscita ventaja para quien redacta unilateralmente las condiciones del contrato, el franquiciador.

Da a los franquiciadores la posibilidad de crear una red de distribución uniforme mediante inversiones limitadas.

3.2.- Limitaciones.

El Reglamento Europeo 330/2010 parece conceder al franquiciador la facultad de imponer al franquiciado los precios de venta, la contratación del suministro de sus productos o servicios a un determinado proveedor, e incluso la decisión sobre los productos que deban reponerse en tienda. Es frecuente que los contratos de franquicia incluyan cláusulas de inaplicación de prohibiciones de derecho de competencia; esto se debe a que con frecuencia, la elaboración del contrato la realiza de manera unilateral el franquiciador, sin permitir al franquiciado la posibilidad de negociar sus condiciones.

No obstante, esta inaplicación de las prohibiciones no es sin embargo absoluta, sino que el propio Reglamento 330/2010, contiene una serie de "restricciones que retiran el beneficio de la exención", entre las cuales destaca la restricción de la facultad de imponer al franquiciado los precios de venta -sin perjuicio de que el franquiciador, pueda imponer precios de venta máximos o recomendar un precio de venta, siempre y cuando éstos no equivalgan a un precio de venta fijo o mínimo-; destaca también, la restricción del franquiciador de la facultad de control sobre las ventas que realiza el franquiciado a los usuarios finales; y por último, la prohibición de impedir al franquiciado vender las marcas de determinados proveedores competidores.

El franquiciador puede exigir al potencial franquiciado un deber de confidencialidad de toda la información precontractual que reciba o vaya a recibir del franquiciador.

4.- REQUISITOS EXIGIDOS AL FRANQUICIADOR EN LA NORMA

4.1.- Deber de COMUNICACIÓN DE INICIO DE ACTIVIDAD:

Los franquiciadores deben comunicar sus datos en el plazo de 3 meses desde el inicio de la actividad, o bien al registro de la comunidad autónoma donde prevean iniciar sus actividades, o cuando la comunidad autónoma no establezca la necesidad de comunicación de datos a la misma, al registro de franquiciadores del Ministerio, a efectos informativos.

La comunicación al registro de franquiciadores no condiciona el inicio de la actividad, aunque la falta de comunicación transcurrido el plazo conlleva la correspondiente sanción.

Los franquiciadores deben comunicar cualquiera alteración de datos y, con carácter anual, durante el mes de enero de cada año, los cierres o aperturas de los establecimientos propios o franquiciados producidos en la anualidad anterior. En caso de falta de comunicación de datos, previo apercibimiento y transcurridos dos meses desde el mismo, se procederá a dar de baja de forma automática a las empresas franquiciadoras determinando la imposibilidad de continuar con el ejercicio de la actividad.

4.2.- Deber de INFORMACIÓN AL FRANQUICIADO:

Los franquiciadores (con una antelación mínima de veinte días a la firma del contrato o precontrato de franquicia o a la entrega por parte del futuro franquiciado al franquiciador de cualquier pago) deben entregar por escrito al futuro franquiciado la información veraz, no engañosa y necesaria para que pueda decidir, libremente y con conocimiento de causa, su incorporación a la red de franquicia. Los datos a transmitir son:

a) Datos de identificación del franquiciador: nombre o razón social, domicilio y datos de inscripción en el registro de franquiciadores. Cuando se trate de una compañía mercantil, el capital social recogido en el último balance y datos de inscripción en el Registro Mercantil.
b) Acreditación de tener concedido para España, y en vigor, el título de propiedad o licencia de uso de la marca y signos distintivos de la entidad franquiciadora, con expresión de la duración de la licencia.
c) Descripción general del sector de actividad.
d) Experiencia de la empresa franquiciadora: fecha de creación de la empresa, las principales etapas de su evolución y el desarrollo de la red franquiciada.
e) Contenido y características de la franquicia y de su explotación, que comprenderá una explicación general del sistema del negocio objeto de la franquicia, las características del saber hacer y de la asistencia comercial o técnica permanente que el franquiciador suministrará a sus franquiciados, así como una estimación de las inversiones y gastos necesarios para la puesta en marcha de un negocio tipo.
f) Estructura y extensión de la red en España, que incluirá la forma de organización de la red de franquicia y el número de establecimientos implantados en España, con indicación de la población en que se encuentren ubicados y el número de franquiciados que hayan dejado de pertenecer a la red en España en los dos últimos años.
g) Elementos esenciales del acuerdo de franquicia: los derechos y obligaciones de las respectivas partes, duración del contrato, condiciones de resolución y, en su caso, de renovación del mismo, contraprestaciones económicas, pactos de exclusivas, y limitaciones a la libre disponibilidad del franquiciado del negocio objeto de franquicia.


5.- OPCIONES AL CONTRATO DE FRANQUICIA

A) El contrato de concesión mercantil o de distribución en exclusiva, por el cual un empresario se compromete a adquirir en determinadas condiciones, productos normalmente de marca, a otro que le otorga una cierta exclusividad en una zona, y a revenderlos también bajo ciertas condiciones, así como a prestar a los compradores de estos productos asistencia una vez realizada la venta.

B) La concesión de una licencia de fabricación.

C) La cesión de una marca registrada para utilizarla en una determinada zona.

D) La transferencia de tecnología.

E) La cesión de la utilización de una enseña o rótulo comercial.

Las redes comerciales (como el uso agentes comerciales, representantes de comercio, concesionarios, viajantes o corredores de plaza) se conforman como una alternativa a la franquicia cuando la empresa no puede ofrecer alguno de los elementos esenciales que configuran el contrato de franquicia, si por la estructura del negocio o por las características de los productos y servicios que se comercializan no se puede ofrecer un 'saber hacer' propio y diferenciable. Por ejemplo, si la empresa no va a ofrecer a la persona que pretende replicar su negocio en otra zona la transmisión de un conocimiento definido, de una formación específica sobre el producto o la operativa del punto de venta, etc. O cuando la empresa no pueda ofrecer una imagen homogénea a todos sus distribuidores, en otras palabras, si no es posible licenciar el uso de una marca o de una imagen de red a la persona o sociedad que vaya a comercializar sus productos o servicios en otra zona.

6.- ASPECTOS FISCALES Y CONTABLES

Los ingresos que se deriven del contrato de franquicia se integrarán en la renta del franquiciador como ingresos de su actividad empresarial a efectos del IRPF (si es persona física), al tipo que corresponda en cada caso.

Si se tratara de una persona jurídica, dichas rentas tributarían por el Impuesto de Sociedades, con estos tipos:

Tipo general: En 2016 con carácter general se reduce hasta el 25%.

Tipos reducidos del 15% para emprendedores: en 2015 y 2016 el tipo preferente aplicable durante dos años a sociedades constituidas es del 15%. Será requisito necesario que se considere que la sociedad supone el inicio de una actividad económica. Se aplicará en el primer periodo impositivo en que la base imponible resulte positiva (y por tanto nos obligue a pagar el impuesto de sociedades) y en el siguiente.

Tipo reducido para pymes (empresas de reducida dimensión tipo I): En 2016 desaparece este tipo reducido al generalizarse el tipo del 25%.

Tipos reducidos del 20% y 25% para microempresas (empresas de reducida dimensión tipo II): estos tipos se han generalizado en 2015 y 2016 al 25% para todo tipo de microempresas y tramos de beneficio.

La Ley del IS prevé una reducción en la base imponible en un 40 por ciento de su importe, de las rentas procedentes de la cesión del derecho de uso o de explotación de patentes, dibujos o modelos, planos, fórmulas o procedimientos secretos, de derechos sobre informaciones relativas a experiencias industriales, comerciales o científicas. También resulta aplicable dicha reducción en el caso de transmisión de los activos intangibles referidos en el mismo, cuando dicha transmisión se realice entre entidades que no formen parte de un grupo de sociedades.

En cuanto al IVA, debe señalarse que el franquiciador tendrá que repercutir al franquiciado las cuotas de IVA correspondientes, por un lado, a la venta de mercaderías (cuando tenga lugar) a este último, y por otro, a la prestación de servicios consistente en la asistencia técnica al franquiciado, todo ello al tipo de 21% (salvo que, por el carácter de las mercaderías, éstas estén sujetas al tipo reducido o al superreducido). 

Contablemente, los ingresos que el contrato de franquicia genera para el franquiciador se consideran un ingreso de la actividad y pasan a integrarse en la Cuenta de Pérdidas y Ganancias del ejercicio correspondiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por leer mi artículo. Cualquier comentario que desee formular, por favor, le agradezco que me lo traslade a continuación: